• I.Q. Vane Fernández

4 Tips para sacudirte emociones negativas

He tenido un mes complicado emocionalmente, esta parte de mi misma que quiere confiar en mi mayor potencial para crear algo con bases sólidas en base a nuestro negocio donde comienzo a leer, motivarme y fluir... y la parte exterior y remanente que me sigue cobrando las consecuencias de malas decisiones realizadas en el tiempo pasado. No me mal interpretes, tengo muy claro que de ambas situaciones yo soy la responsable y la creadora, así que, hoy respiro con calma y decido que estas consecuencias pasadas que me siguen atormentando pronto llegaran a su fin, depende de mi, de mi trabajo, de mi enfoque y de mi motivación.


Sé que no es fácil ver la luz cuando estas en medio del huracán, es una cosa horrible. Se requiere de muchas herramientas para encontrar la paz dentro de la turbulencia y se vale ser congruente con tus propias emociones; por ejemplo, a mi, me cuesta un trabajo extremo pedir ayuda, es algo que me recrimino espantosamente en mi mente, y me angustio a grado extremo, porque me siento incapaz e incompetente y hasta me dan ganas de llorar.


Me regalo un break, dejo fluir las lágrimas y me doy cuenta con una reflexión profunda que es parte de mi aprendizaje en la infancia, por la escuela en la que estudié, por las exigencias de mis padres y demás, porque si yo fui una niña de mención honorifica, dieces y alto promedio, a huevo debería poder con todo, pero la realidad de adulto, es que no es así de simple. No siempre es fácil y no siempre lo logro a la primera, pero es parte de conocerme a mi misma y ayudarme, solo yo lo puedo hacer por mi.


Por lo mismo quiero compartir algunas cosas que yo hago esperando que te ayuden, justo porque son las que estoy aplicando conmigo, cuando pierdo mi balance, mi calma, mi paz mental y emocional.



1. Respira y sacúdete

Tener el control de tu propia respiración te ayuda a sentir que tienes el control de la situación que estas viviendo, así que ponle pausa a tu estrés, bríndate 30 segundos de respiración consiente y profunda. Y terminando esta respiración, físicamente sacúdete, como si trajeras un bicho pegado que quieres quitarte, e imagina que te sacudes pequeños fragmentos de estrés, enojo, tristeza o la emoción que estás sintiendo, que se desprenden de tu cuerpo y se rompen. Este ejercicio de visualización me ayuda bastante.


2. Terapia


Muchas veces no he encontrado el camino para llegar a mis propias respuestas yo sola, y entiendo que muchas veces no es evidente (para mi misma) la respuesta, ya sea por mis propios aprendizajes y porque mi inconsciente no quiere cambiar, (por comodidad), ese tipo de situación se ha normalizado y por lo mismo, tengo que buscar apoyo.


Pero obviamente intentar cosas nuevas no es sencillo, por lo que en el transcurso de mi vida he encontrado varias psicólogas que me han ayudado a atravesar los peores momentos de mi vida (y algunas de ellas colaboran hoy en día en este blog). Para mencionarte algunas etapas horribles que tuve: intento de suicidio, cáncer con posibilidad muy cercana de muerte, divorcio, depresión profunda y constante, ufff suena super dark ¿verdad?, pero no todas son tan drásticas, otras son como: no encontrar mis razones de boicot en mi, no creer en mi misma, como crear autoestima, saber poner límites saludables, comunicarme de manera no hiriente y una infinidad más.


Tomar terapia es cuidarte a ti mismo, es amor por ti, aunque se ponga difícil y rudo, créeme que tu vida cambia para siempre.


3. Haz algo para ti


Puedes hacer algo artístico o físico para ti. Hay personas que el ejercicio les ayuda pero yo practico las manualidades en muchos aspectos, mi fase creativa es extremadamente amplia y hasta apenas hace un par de años entendí que es un don que tengo y que existe en mi, para ayudarme a sentirme mejor, por lo que algunas de las cosas que hago como ejemplo, son: tejer amigurumis, bisutería, pintar cerámica, y entre todo ello, cuando peor me pega la situación en el interior, me siento a meditar.


Así que, si para ti es el yoga, brincar, bailar, correr, dibujar, colorear, pintar, leer, la escultura, jugar videojuegos, escuchar música, tocar un instrumento...

¡Hazlo para ti! Y que te valga madre el que piensan o dicen los demás, es para ti, es tu terapia ocupacional y regálate ese estado aunque sea 20 minutos al día, porque lo vales.


4. Aromaterapia


Estas son las cosas que me ayudan en miles de aspectos internos y como bonus, en mi vida diaria está la aromaterapia, por lo que quiero regalarte el tip de los aceites esenciales que utilizo cuando realizo mi meditación o mis manualidades para centrarme o simplemente sentirme mejor. Los pongo en un difusor de cerámica con una velita y agua, y al respirarlos comienzo a sentirme mejor.


  • Bergamota en caso de ansiedad

  • Lavanda en caso de estrés

  • Menta en caso de miedo

  • Cedro en caso de distracción extrema

  • Mandarina o Limón en caso de tristeza



Espero de corazón algo de lo que comparto contigo te sirva para ser más feliz y encontrar tu paz interior.



I.Q. Vane Fernández

whatsapp-logo-1.png

©2020 by Devitare.