• Ing. Bere Jaramillo

Que hacer cuando tus suculentas pierden su forma

¿Por qué mi suculentas se alargan y que hacer si comienzan a perder su forma?

Si eres muy observadora, podrás de repente darte cuenta que la forma de tu suculenta no es la misma a cuando la adquiriste, a este proceso se le conoce como etiolación. La etiolación ocurre cuando las suculentas no reciben suficiente luz y es simplemente una señal que nos dan para que sepamos que requieren de un lugar diferente. Te preguntarás ahora, ¿Cómo puedo arreglarla si quedo completamente estirada? No te preocupes, tienen solución y te la compartiré a continuación.

Etiolación = Falta de luz solar

Como sabes, las suculentas requieren de la luz solar para crecer sanas y desarrollarse plenamente. Parecerá irónico pues la etiolación causará que la planta en apariencia crezca muy rápido sin embargo, notarás que pierde su forma compacta y tiende a inclinarse hacia el lado donde recibe la fuente de iluminación. Una de las características principales para identificar que tu planta se esta etiolando, es que las hojitas comenzaran a separarse entre ellas, tenderán a ser mas pequeñas y de un color mas claro de lo normal. Por otro lado, notarás que si la planta tenía colores intensos, tenderá a colores más verdosos y perderá la intensidad de sus colores originales.


¿Morirá mi planta si se etioló?

La buena noticia es que la etiolación no causará la muerte inmediata de la suculenta, sin embargo podríamos decir que no esta sana por completo y con poca luz morirá a largo plazo mucho antes de lo que debería. Si la planta recibe la luz adecuada, lucirá hermosa, colorida, compacta y será muy productiva. Por lo general tardarán entre un año o dos en morir completamente con poca luz, así es que en cuanto notes esta característica toma acción.



¿Cómo puedo rescatar a mi suculenta si ya se etioló?

Debemos tener claro que el estiramiento que ya tiene la planta no lo podremos corregir, sin embargo, podemos volver a lograr un crecimiento compacto. Los pasos del proceso son:

1.- Deberás cortar la parte superior de la suculenta con unas tijeras o un cuchillo bien afilados, siempre asegúrate de desinfectar con alcohol el utensilio que utilizarás para evitar cualquier infección en la parte que quedará expuesta de la planta. El corte deberá hacerse a unos 4 cm de la base de la planta dejando en este segmento al menos 2 o 3 hojas, esto permitirá que la base pueda retoñar usando las hojas que dejemos para sintetizar la luz solar.



2.- El segmento de arriba de la planta que cortamos, deberá tener tallo libre para que podamos plantar y enraizar nuevamente.



3.- Deberás dejar secar el corte y la base por unos días antes de plantar y regar. Te recomendamos poner azufre en los cortes para evitar algún proceso de pudrición.



4.- Una vez que hayan pasado estos días y los cortes hayan secado por completo, tomarás la parte alta del corte (al cual llamaremos esqueje), le dejarás un tallo de unos 3 a 4 cm libre de hojas y lo plantarás en tierra con buen drenaje dando un primer riego. Es importante considerar que los esquejes al no tener raíz, deberán ser regados con mayor frecuencia que una planta completamente enraizada.



5.- En un lapso de 2 a 3 semanas, podrás verificar que la planta ya desarrollo nuevas raíces y conforme estas se vuelvan mas fuertes y estables, irás reduciendo el riego hasta un manejo de riego de una suculenta madura y con raíz.




6.- En ese mismo lapso de tiempo, notarás como la base de la planta donde hicimos el corte, comenzará a desarrollar nuevos brotes y deberás seguir cuidando de ella como lo hacías antes del corte pero en un lugar con mas iluminación.


7.- Las pocas hojas que dejamos en la base podrían llegar a caerse o secarse, no te preocupes, esto es muy normal ya que ellas fueron las que ayudaron a que la suculenta desarrollara sus nuevas rosetas.


¿Y si no puedo ponerlas en un lugar con mas luz?

Aun si hicieras el proceso descrito anteriormente pero no pudieras ponerlas en un lugar con mayor luz, ten por seguro que nuevamente se etiolarán. Si moverlas no es una opción para ti, también puedes agregar una luz artificial de crecimiento para complementar la luz que ya están recibiendo. Intenta ponerlas cerca de la ventana que recibe mayor luz solar durante todo el día.


Toma acción sin temor en cuanto las observes con estas características, no dudes en cortar la cabeza de las suculentas y seguir el proceso, es muy sencillo y ellas te lo agradecerán. Y no es por intrigar pero seguramente podrás comenzar a tener una nueva adicción, ya que este es uno de los métodos para comenzar a propagarlas, que aunque comenzó como un rescate, te permitirá el crecimiento de nuevas plantas.



Si tienes alguna duda, contáctanos, nos dará mucho gusto orientarte en este camino suculento.

Berenice Jaramillo Peralta

Ing. En Sistemas Computacionales

Diseño y Arte Natural

Suculart


whatsapp-logo-1.png

©2020 by Devitare.