• Ananda-Yolotzin

¡Sacude tu cuerpo 3 minutos al día y vibra positivo!

Cuántas veces hemos escuchado o dicho estas frases:

Pero... ¿Qué te preocupa?, ¡Tranquila, relájate!


Frases tan sencillas y tan complejas de llevarlas a la práctica diaria, ¿cómo hacer que el cuerpo físico se relaje y la mente se enfoque en pensamientos positivos?


¿Has observado en estos últimos meses cómo te sientes?, ¿Cómo estás relacionándote con los demás y con tu cuerpo?

Ya subí de peso, no puedo dormir, me siento ansiosa, estoy más irritable, tengo episodios de tristeza, de angustia, miedos, incertidumbre de lo que estamos viviendo y lo que viene.


Déjame platicarte que toda esa montaña de emociones y sensaciones las podemos controlar, pero es un trabajo diario y comprometido con uno mismo, para empezar poco a poco necesitamos aceptar todo lo que está ocurriendo afuera y adentro. No negarlo porque así ya sabemos por donde tenemos que empezar. ¡No perdamos tiempo! Vamos a darle, que es mole de olla.


Te comparto un ejercicio super sencillo que te ayudará a mover todo ese remolino interno para que vuelvas a tomar el mando de tu cuerpo y tu mente.


Sacude el cuerpo, hazlo vibrar


Ponte de pie (como si estuvieras en tadasana), con los pies alineados a lo ancho de la cadera, los brazos relajados a los lados del cuerpo, flexionando un poco las rodillas. Vas a sacudir todo tu cuerpo (que brinque todo), balanceando los brazos de adelante hacia atrás vigorosamente. Tu lengua debe estar tocando el paladar y respirando profundo, fluyendo con el movimiento. Puedes cerrar los ojos y vibra por mínimo de 2 minutos.



El cuerpo no está diseñado para guardar, reclamos, miedos, enojos, tristeza. Si lo hacemos, esta emoción se endurece y surge algún dolor, algún quiste, o tumor. Por eso al realizar este ejercicio, mentalízate, escanea todo tu cuerpo físico y tus emociones para soltar dolores y emociones que te debilitan. Por medio de la vibración tu cuerpo se fortalece y tu mente se llene de paz.


Terminando el tiempo haz una respiración profunda por la nariz y exhala despacio por la boca. Al suspender el movimiento pon atención a lo que ocurre en tu interior, tanto en tu cuerpo y con tus emociones. Puede ser que te den ganas de llorar o tengas algún recuerdo; está muy bien. No te claves en eso, solo observa y déjalo pasar. Regresa tu atención a tu respiración y el movimiento interno de tu cuerpo. Tomate tu tiempo, te puedes sentar o continuar con tus actividades.


Con la práctica constante de este sencillo ejercicio vas a ir recobrando tu armonía. Este ejercicio lo puedes realizar por la mañana o en algún momento del día en que te sientas muy saturada. ¡Regálate 3 minutos para realizarlo!


Recuerda que lo que piensas se materializa. Por eso tenemos que trabajar diario con nuestra mente, mover el cuerpo para estar sanos y en armonía plena. Yo sé que este ejercicio te va a ayudar como a mí me ha ayudado. Somos muchos los que estamos caminando por el mismo sendero, depende de cada uno si disfrutamos este viaje o lo sufrimos.


Te abrazo en mi corazón.

Namaste.

101 vistas
whatsapp-logo-1.png

©2020 by Devitare.