¿Qué esperar del regreso a clases presencial?

Un gran interrogante que tenemos en este momento es cómo los niños pueden regresar con seguridad a la escuela, cuando sea este regreso. Para volver a la escuela de manera presencial se deben establecer ciertas medidas para mantener seguros a los niños y al personal.


Hasta ahora la evidencia sugiere que los niños y los adolescentes son menos propensos a tener síntomas o enfermarse de gravedad de la infección. También parece que son menos propensos a infectarse o a propagar el virus.


Las escuelas brindan más que estudios académicos a los niños y a los adolescentes. Además de lectura, escritura y matemáticas, los niños aprenden habilidades sociales y emocionales, hacen ejercicio y tienen acceso a servicios de ayuda para la salud emocional y otras cosas que no se pueden ofrecer por medio del aprendizaje en internet. Para muchas familias, la escuela es donde los niños reciben alimentos saludables, tienen acceso al internet y otros servicios vitales.


Yo trabajo en una Escuela (guardería y educación preescolar) y desde el inicio de la pandemia hemos trabajado preparándonos para que cuando el momento llegue tengamos las medidas necesarias para ayudar a prevenir la propagación del virus. La siguientes son algunas de ellas:


Distanciamiento físico. La meta debe ser permanecer por lo menos a 2 metros de distancia para ayudar a prevenir la propagación del virus. Los maestros y el personal, que probablemente corren mayor riesgo de contagiarse del COVID-19 de otros adultos que de los niños en la escuela, deben mantenerse a una distancia de 2 metros entre sí. Los profesores y el personal también deben usar cubrebocas y caretas o lentes de protección y deben limitar reuniones en persona con otros adultos.


Higiene de manos. Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón es importante para todos, o en sustitución por lo menos deberá hacerse uso de gel antibacterial.


Monitoreo de temperatura. En mi experiencia el monitoreo de temperatura para niños pequeños en escuelas siempre es constante, ya que para ellos es un dato casi siempre presente en cualquier enfermedad, en este caso este deberá extenderse a todo el personal, tanto al ingreso como durante el resto del día si tenemos cualquier duda.

Aunque todas estas medidas de la escuela pueden ayudar a reducir el riesgo, no lo eliminan por completo. Incluso cuando se toman medidas de seguridad, algunos niños de alto riesgo tendrían que continuar con él aprendizaje a distancia.


Volver a la escuela después de todo este tiempo podría no sentirse normal, por lo menos por algún tiempo. Pero tener planes establecidos para la seguridad, y cerciorarse de que las escuelas cuentan con los recursos necesarios, puede ayudar a mantener seguros a los alumnos, el personal de la escuela y las familias.


Devitare no se hace responsable por las opiniones emitadas por nuestros colaboradores en sus artículos.

whatsapp-logo-1.png

©2020 by Devitare.